El Glifing es un método de entrenamiento de la lectura para niños que tienen dificultades lectoras.

Consiste en realizar una breve prueba diagnóstica para ver el perfil lector de cada niño y ajustar el tratamiento lector a las necesidades del niño en cada momento. El entrenamiento se realiza a través de un juego de ordenador diseñado por especialistas y que resulta atractivo a los niños.

Es necesario jugar unos 15 o 20 minutos diarios desde casa durante cuatro días a la semana, y se consigue una lectura mas fluida y una mejor comprensión lectora.