Si tienes una enfermedad o has sufrido un accidente, si tu salud te ha obligado a renunciar a algunas cosas de la vida, si te sientes limitado a causa de tu salud, podemos ayudarte a progresar.

Si sufres dolor crónico o una discapacidad, podemos enseñarte a mejorar tu calidad de vida.

También visitas a domicilio o en centro hospitalario, para personas con limitaciones para desplazarse.